sábado, 6 de febrero de 2010

enero 12...


. Emily llego muy feliz como siempre, ella era también una hechicera, su poder era impresionante pero solo algunas personas lo han visto, pues no lo utilizaba muy a menudo. Emily era una de esas chicas que es muy simpatica con toda la gente, tal vez por eso tenia amigos de a monton.

-Hey! Hola – saludo a Miranda y luego a mi, de beso. –Amm… hiciste la tarea de historia?-Claro, les habían encargado mucha tarea, hasta a mi me pregunto por internet si a nosotros no teníamos esa tarea para que le ayudara- Ai es que estaba bien rara.

-Pues si, la hize, batalle un poco, pero no lo copies igual. – Le dijo Miranda. Eso era lo que hacíamos comúnmente para que los profes no se dieran cuenta, muy pocos nos cachaban haciéndolo en otra clase.

-Hay estos niños de ahora,ni yo hacia eso.- Nos dijo Lucas cuando paso a nuestro lado; Lucas era mi hermano mayor, el tenia 16 anos, estaba en 3 semestre, el era bueno como cualquier hermano, a veces insoportable y otras veces no; en muy pocas cosas nos parecíamos en realidad.

Su cabello era de un color tan raro y sorprendente como el mio, aunque claro, no era el mismo color, yo era mas rubia, el color de el era como un bronce. El era mas alto que yo, la verdad a veces me hacia burla de eso, de cómo podía estar en 2do de secundaria y tener ese tamaño, pero bueno, para empezar todas mis amigas y yo teníamos ese tipo de estatura.

-tengo que hablar contigo un poco. Si?- me dijo Lucas y me agarro del brazo para alejarme de Miranda.

-bueno. Que quieres?- le dije e hize un movimiento para que me soltara.

-oye… es que no se como… como poder decirle a Tanya que me gusta- me dijo algo nervioso. QUE?! Le gustaba Tanya y no sabia como decírselo; bueno si le decían eso a ella deseguro y se desmallaría, Tanya Keynes era una chica delgada, alta y pelirroja. Tenia unas facciones como si fuera una muneca que tenia el cabello rizo que le llegaba hasta los hombros y unos ojos que mostraban una inocencia que era mentira, ya que ella era de las mas poderosas del colegio, su poder era el fuego y eso la hacia peligrosa; dicen que cuando la hacían enojar, cuando aun no controlaba ese poder, incendiaba todo lo que había a su paso.

En eso toco el timbre, o como se le llamara esa cosa, pero el punto es que quería irme… A veces era muy difícil hablar con mi hermano cuando se enamoraba de una chava, no sabia que decirle.

-Mejor me voy…además no creo que tu materia no sea tan importante.-Le dije y me aleje de el. Lo bueno esque no me siguio

-si, tienes razón – puso cara de “ahh… Que aburrido” y se fue subiendo las
escaleras, ya que la preparatoria estaba en el segundo piso.

Me fui caminando directo al salón, ya que si tocaba mate matematicas era malo llegar tarde… bueno aveces no, porque el profe entendería si apenas vas llegando al salón. En el camino pase por el salón de 2º A, donde como siempre se encontraban recargados en la puerta Cody y Jason.